El pilates es una excelente alternativa para tonificar y dar fortaleza a nuestro cuerpo de una forma rápida y segura. A través de ejercicios de bajo impacto, sus rutinas están pensadas para la recuperación gradual del buen estado físico de las personas, por lo que puede ser practicado por quien lo desee y operar de forma paralela a un tratamiento de fisioterapia en Zaragoza.

Cuenta con un montón de ventajas para la salud y calidad de vida de las personas. Con esto no solo nos referimos al ámbito físico, puesto que su arduo trabajo postural y de respiración ayuda a reducir de forma considerable los niveles de estrés en la gente.

En el caso de que quieras comenzar a experimentar los múltiples beneficios del pilates desde tu propia casa, a continuación te dejamos algunos ejercicios fáciles que de seguro despiertan tu interés por esta disciplina.

Pesas

Sencillo y sin mayores misterios. El uso de las pesas es un recurso bastante recurrente en el mundo del pilates y tiene grandes resultados sobre las personas. Lo único que necesitarás será un par de pesas de entre 1 y 3 kilos según tu capacidad, y sentarte sobre un asiento para proceder con la ejercitación.

Cuando te hayas sentado deberás mantener la espalda recta durante todo momento y apoyar las plantas de los pies de forma íntegra sobre el suelo. Las manos deberán caer de forma natural sobre los costados de tu cuerpo, al tiempo que sostienen las pesas con las que vamos a trabajar.

El ejercicio es bastante simple y requerirá que levantes los brazos de forma estirada hasta quedar perfectamente alineados con los hombros. Una vez alcanzada esta posición, se procederá a poner las manos detrás de la nuca y posteriormente retomar la postura inicial.

Flexiones

Una manera efectiva y más que conocida de trabajar el tren superior de nuestro cuerpo. Túmbate boca abajo sobre el suelo y mantén el cuerpo lo más tenso posible, para que al ejecutar los movimientos el ejercicio resulte realmente efectivo.

Con las manos apoyadas sobre el suelo procede a darte el impulso necesario para elevar tu cuerpo. Una vez tus brazos estén estirados, vuelve a la posición inicial y repite el ejercicio en formato de 2 series de 10.

Pilates en casa 4 Ejercicios básicos

Flexiones de brazos

Un error común al momento de realizar este tipo de actividad es levantar solo el tronco y dejar la zona de la pelvis pegada al suelo. Es por esto que conviene hacer fuerza sobre el cuerpo para mantenerlo recto y que seamos capaces de realizar el ejercicio de forma correcta.

Roll Up

Este es uno de los ejercicios más representativos del pilates y que mejor resultados ofrece a las personas. Su ejecución es bastante sencilla y no posee mayores exigencias físicas. Lo primero que deberás hacer será sentarte en el suelo con las piernas estiradas e inspirar profundamente.

Cuando sientas tus pulmones llenos de aire, procede a exhalar de forma gradual al tiempo que inclinas tu cuerpo hacia adelante. La idea de este movimiento es intentar alcanzar a tocar tus pies con las manos.

Una vez alcances la máxima distancia posible, mantén la posición durante unos 15 segundos y repite el procedimiento. Conforme más practiques, más lejos serás capaz de llegar.

Abrazo de pierna

Para realizar este ejercicio lo primero que tendrás que hacer será tumbarte sobre el suelo boca arriba y levantar las piernas en 90 grados. La idea es que tu cuerpo y piernas formen un ángulo recto, perfecto para lo que vendrá a continuación.

Ahora deberás levantar tu tronco e intentar abrazar una de tus piernas. Mientras haces este movimiento, la otra pierna deberá descender hasta apoyarla por completo en el suelo. Lleva a cabo este movimiento con ambas piernas y repite unas 10 veces.

Si quieres aprender más ejercicios, no dudes en revisar el servicio de pilates en Zaragoza que Fisioterapia Kine tiene para ti.